16.8.09

¨


no tenía tiempo dentro de la mano, así que acarició la piedra redonda para saber a dónde dirigirse y luego se dedicó a caminar dentro de todos sus lugares, llegaron los pájaros, algunos eran tan bonitos como el color blanco o alguna canción que no le gusta a nadie pero a ti sí. seguía habiendo humo en los horizontes y un poco de musgo entre los dedos cuando se hacía la noche y por fin el frío se decidió a acompañar los bostezos de las hogueras. recordó las naranjas tiradas en el patio, lloró un rato pero ya no era malo llorar. y vinieron mujeres desnudas de las cosas que se les suponen. valientes, hermosas, rotas de verdades y tierra. habían visto levantar ciudades con las manos pero luego llovía tanto que desapareció lo que estaba preestablecido y nacieron flores con aromas diferentes, la gente que las temía salió corriendo a levantar otra ciudad inmediatamente. el resto se quedó sin tiempo dentro de las manos, así que buscaron dentro de sus bolsillos en busca de todo lo que habían olvidado que sabían y echaron a andar sin muletas y sin caminos.

3 comentarios:

Nans dijo...

"y echaron a andar sin muletas y sin caminos". con un par si señor!!

EURICE dijo...

Vengo desde otro blog donde habian hecho un actualización con un poema tuyo y habian agregado una pequeña biografia asi como el enlace para visitarte.
Fantastico relato...volveré por aqui.
Un saludo

Mul dijo...

"pero luego llovía tanto que desapareció lo que estaba preestablecido y nacieron flores con aromas diferentes"

Ya podía llover por aqui un poco no?