24.6.08

tsé


porque has cogido el aire
y lo has hecho grande
y el viento me ha violado
a la mitá de ser nadie
y ella me encontró en la cama
llorando
y no pasó de largo
y sin embargo
hay quien no se responde en los espejos
y eso puede ser por tantas cosas
que echo de menos a mi hermana
y sangro alguna gota entre diario
para luego quitarme cada traje
cada voz cada recuento
vuelvo a bajar desnuda
hasta tus brazos
y me olvido las hojas de los árboles feos
porque he cogido el sueño
por los cuernos

8 comentarios:

elitadepollo dijo...

yo también echo de menos a mi hermana.

peque=preciosa
poesía=preciosa
peque=poesía

y la vida, y tal.

mua.

Gloria dijo...

yo he vuelto a ver a mi hermana recientemente. Me ha regalado un muñequito voodo (sic) para la opo. No lo usé, soy la única que se hace amiga de los contrincantes.
Escribí hace poco "porque me has visto sin ropa piensas/que me has visto desnuda" La desnudez es un regalo que nos vamos dejando por ahí ¿a qué sí?

MartaNoviembre dijo...

Nosotras no pasamos de largo nunca, porque es verdá, sabemos que no nos han visto desnudas porque nos hayan visto sin ropa.Es cuando nos vemos de otras maneras... Yo a tí creo que si te he visto las dos cosas, pero será nuestro secreto. El tuyo y el mío. Por siempre que tú quieras.

Preciosa.

Mua!

txe dijo...

muy flamenquito

mola!

macarra ilustrado dijo...

Carlos Edmundo de Ory confidecial desde la piel de Isabel García Mellado



Muchos lloran leyendo mis versos
y sienten frío en los huesos
Todo lo que yo escribo es hondo
pero no hablo de ataudes

¿Qué me pasa? Quisiera yo decirte
lo que tengo en mis fibras de algodón
Empapado de yodo de la mar
y sangre sangre sangre en mis llagas



(Amiens, 16 de febrero 1972)

The sea, the sky, the dust dijo...

Precioso, los siento por lo de tu hermana. Pero joder, no sabía que el aire violaba, supongo que si sopla muy fuerte si.

Saludos

AnItA!!! dijo...

yo tb te echo de menos tonta, espero que ayer lo pasárais bien. yo empiezo a tener mono de madrid ya en serio...
un besitoooo

UB dijo...

Esos dos últimos versos son re-re-rebuenos (tanto como una croqueta gigante).