7.9.09

^

cuando subas tráeme la llave,
no tengo ganas de cerrar la puerta
vamos a quemar las alas
ya no nos hacen falta
y tengo tanto tanto tiempo
dentro del vaso vacío
que el vértigo es el vecino de al lado
y hemos desaprendido a destender la ropa,
vamos desnudos que no nos hace falta
izar las velas,
ni mover el volante
en dirección alguna.
cuando subas tráeme la llave
y te entrego mi falda,
toda, todos los pliegues
y los volantes y el viento
que transita por tus manos
antes de destrenzarme
en este momento
en el que no hace falta nada,
ni una nota de música
porque es una canción este segundo,
porque qué más hace falta
ahora mismo.

4 comentarios:

conxeta dijo...

Hola presiosa!!
Me encantan Blind Lemon,son super happys:D
Me alegra un montón haverte recordado the Jayhawks..soy fan!
Andas por Berlín?
Me encantaría pasar allí una temporadita.
Un abrazo!!!

Ermo dijo...

me gusta

La cueva de los locos dijo...

Precioso, me ha encantado. Un beso

La cueva de los locos dijo...

Acabo de descubrir tu nombre y tu poesía, acabo de descubrir que las palabras tienen silencios. Acabo de escucharte en la hoja en blanco y he sentido la necesidad de leer mas. Un abrazo

(J.J)