3.11.09

+

volvió a encontrarse consigo misma en el pasillo, pero esta vez ya no tuvo miedo

--

los años habían pasado por sus caras, las miradas las mantenían intactas

--

todos somos muchas personas dentro de un cuerpo. luego, vamos eligiendo

--

los colores hacían ruido dentro de l@s niñ@s. aprendieron a ocultarlos para sobrevivir y ahora casi tod@s son grises. alguna vez sale un fleco rojo por la ropa o se escapan eructos azules. entonces la nostalgia imcomprensible, y todos los sueños olvidados se agolpan pidiendo hueco

5 comentarios:

Anónimo dijo...

los años habían pasado por sus caras, las miradas las mantenían intactas
mmm..wao...que fuerza!!
Me gusta peque!!
Arturet

J.Carlos dijo...

Sigo diciendo que la compra de tu poemario ha sido la mejor inversión en años; no se puede definir mejor nuestra convivencia con nosotros mismos, y con los años que pasan.
Me quito el sombrero maestra.
Saludos

Irondile dijo...

Esto me recuerda a una gran frase que dijo un borracho de mi pueblo cuando un transeunte del sábado noche le piropeó con un tono burlesco:

- Luigi, es que tío tú eres muy grande.

Luigi es el típico hombre pegado a un cartón de vino 24h que bebe para olvidar i quiere olvidar para poder empezar a vivir. El típico borracho del cual los niños se burlan cuando salen del colegio y el típico al que luego buscan por las barras de los bares para poderle pedir consejo.
A pesar del alcohol que llevaba entre espalda y tripa Luigi se percató de la burla, así que contestó:

- Soy tan grande que caben muchos gilipollas dentro de mí... caben tantos que se dan de ostias para salir pero al final acaban por no salir ninguno.

Tambien me recuerda algo lo de los colores, hay gatos y perros de muchos colores aunque sus cabecitas les hagan volverse grises la mayor parte del tiempo.

tournesols dijo...

todas somos muchas personitas, i., menos mal que aún nos quedan colores y sabemos desatarlos en secreto.

un muá*

silvia dijo...

¿pero y cuál de todas ellas somos?¿todas? ummm, no...