2.9.08

º












cuando el señor de todo lo que ocurre
se levantó a dar una vuelta
por la casa
se tropezó con unos calcetines
y las lentejas se quejaron
de que nadie las usaba

no les miró,
estaban escondidos,
pasó de largo
y fue a atender otras llamadas

7 comentarios:

casi yo dijo...

¿Que nadie usaba las lentejas? Desde luego, no deberían quejarse. Deberían liarse a tiros

Gloria dijo...

vamonó!!!!!

que sí, que mañana te veo, que el cole...ya te contaréd pero que todo muy bien.

txe dijo...

mande????? jajaja

Abel dijo...

Será una rallada mía, pero este poema me ha recordado a una canción que decia,"Te has fijado tio que peazo de puente, y aquí en la placita se ha secado la fuente"
Esos calcetines estaban cerca y los ignoramos, ¿por que actuamos siempre así?

Un besote

Mul dijo...

Intento no tropezarme nunca con algo y ni mirarlo!!!

Muakaaa prima guapaa!

U.B dijo...

Invítame a un porro de esos que te has fumado para escribir lo de las lentejas, golfa.

A.V.G. dijo...

Me ha parecido genial. Las lentejas cobran vida y todo. Es como si volvieran los huevos dalinianos a ofrecernos una gran tortilla con espinacas.

Volvimos a la rutina. Nos veremos. Besos y abrazos.
A disfrutar.